CalzadosRosi.com
Tu zapatería online para hombre, mujer y niños

91 669 80 01 L-V 10h-14h y 17h-20h

cesta  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Confirmar

Producto añadido a la cesta
Talla
Seguir comprando Finalizar compra

Zapatos castellanos: un clásico en nuestros armarios

Desde el año 1920 que se fabricaron los primeros zapatos castellanos (tal como los conocemos hoy) en un pequeño taller de Madrid, hasta hoy, los mocasines castellanos se siguen fabricando de manera totalmente artesanal, donde la maestría del artesano se ve reflejada en la pulcritud de la costura que une el empeine con el resto del zapato.

 

La piel con la que se fabrican los castellanos es el florentic, una piel con un brillo muy característico, brillo que unas personas odian y otras, en cambio, elogian. El florentic es una piel rectificada con un grosor muy superior al usado normalmente para la fabricación de otro tipo de calzado, lo que proporciona a los zapatos castellanos una elevada durabilidad; al tiempo que hace que los castellanos sean especialmente cómodos, en contra de lo que pudiera parecer.

 

Zapatos castellanos con costura de doble hilo

Como decíamos anteriormente, el esmero y la pericia con la que está hecha la costura del empeine, define en gran medida la calidad de los castellanos. Y sin duda alguna la costura de doble hilo, también denominada costura "entrecarne" define a los castellanos de máxima calidad.

 

Este tipo de costura se elabora directamente sobre la horma con dos agujas e hilos de fibras naturales encerados. Una puntada en falso puede estropear todo el proceso anterior, por eso son necesarios muchos años de experiencia y aptitud para poder realizar unos castellanos con costura entrecarne de calidad y un acabado excelente.

 

Como se fabrican unos zapatos castellanos

Una de las particularidades de la fabricación de unos castellanos es la costura, pero al tratarse de un autentico mocasín, otra de las singularidades es la construcción kiowa, término que proviene del calzado que usaban los indios norteamericanos.

 

La característica esencial de un mocasín kiowa, es que la parte inferior del zapato es de la misma piel que la parte superior, de manera que el zapato "envuelve" el pie como si de un guante se tratara.

 

Este sistema de construcción aporta al zapato castellano un extra de flexibilidad con respecto a otros sistemas de construcción (puedes ver un artículo anterior dedicado a la fabricación de calzado)

 

 

Diferentes ejemplos de mocasines castellanos

- Castellanos de antifaz

Los mocasines de antifaz, también conocidos como mocasín Beefroll (especialmente en los países anglosajones), son sin lugar a dudas los más clásicos y los primeros que se nos vienen a la mente cuando hablamos de zapatos castellanos.

 

- Castellanos de borlas

Los mocasines castellanos con borlas, o mocasines Tassel se han convertido en un icono de calzado masculino. Con multitud de variantes (al contrario del modelo de antifaz) conviven los mocasines que únicamente tienen las borlas en el empeine, con otros modelos más elaborados que además de las borlas cuentan con unos pasados en los costados, aportando un elemento decorativo que no resta sobriedad al diseño.

 

- Castellanos con suela de goma

Aunque tradicionalmente los zapatos castellanos siempre tenían la suela de cuero, cada vez son más demandados los mocasines castellanos con suela de goma. Gracias a que hoy en día los requerimientos a la hora de vestir han dado lugar a looks más desenfadados. Si a esto le sumamos el extra de confort que nos aportan las suelas de goma, es lógico pensar que poco a poco cada vez se incorporan más adeptos a este tipo de suela.

 

- Castellanos de punta fina o punta redonda

Este es otro de los dilemas que se nos puede plantear a la hora de comprar unos zapatos castellanos. Cuando queremos que prime la comodidad, sin duda las hormas más redondas serán nuestra primera elección, pero si queremos que los zapatos aporten un toque especial a nuestra indumentaria, entonces los modelos de castellanos con la horma ligeramente estilizada serán la mejor alternativa.

 

- Colores de mocasines castellanos

Debido al peculiar satinado que tiene la piel florentic, los colores más usuales de los zapatos castellanos suelen ser el negro y el burdeos, pero desde hace unos años, el tono marrón se ha convertido en una alternativa que cada vez tiene más partidarios. Los matices que se logra sacar de la piel florentic, aporta a los castellanos color marrón una originalidad única.

 

Cuidados y mantenimiento de los zapatos castellanos

Mantener nuestros zapatos castellanos en buenas condiciones para poder disfrutar de ellos durante unos cuantos años en perfecto estado, es muy sencillo. La piel florentic con la que se fabrican los mocasines castellanos tiene la característica de ser especialmente resistente a los roces, aún así no deja de ser una piel que requiere ciertos cuidados.

 

Para mantener la piel de los castellanos en buen estado, bastara con limpiar el exterior del mocasín con un paño ligeramente humedecido, de esta forma retiraremos el polvo y suciedad que pudiera tener. A continuación hidrataremos la piel con un poco de crema o betún para calzado, extendiendo una fina capa por toda la superficie del zapato. Posteriormente dejaremos secar y cepillaremos eliminando el exceso de crema que pudiera quedar. La intensidad del cepillado determinará el brillo final.

 

Regularmente comprobaremos el estado de conservación de la tapa del tacón, así como de las suelas, acudiendo al zapatero "remendón" en caso necesario para sustituir o reparar las suelas o tacones de nuestros zapatos castellanos. Es importante evitar un desgaste excesivo, ya que en muchos casos esto puede hacer inviable la reparación, acortando notablemente la vida útil de nuestros mocasines.

 

Una última recomendación, valida para todo tipo de zapatos, sería la "rotación" del uso de los castellanos. Es decir evitar usar los mismos zapatos todos los días, de manera que la piel del calzado tenga tiempo suficiente de airearse, eliminando el exceso de humedad provocado por la sudoración natural del pie. Esta recomendación es si cabe más importante en el caso de los mocasines castellanos, ya que al tratarse de un tipo de calzado que carece de forro, la piel del zapato absorbe mayor cantidad de humedad.

 

Esperamos que toda esta información sea de utilidad y te ayude a escoger tus nuevos zapatos castellanos. Y como siempre si tienes cualquier pregunta no dudes en consultarnos, estaremos encantados de poder ayudarte.

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Añadir comentario