Con el uso diario los zapatos de ante se ensucian, si eres de las personas que les gusta llevar los zapatos de ante siempre impecables, es posible que por mucho cuidado que pongas se puedan manchar. Para que puedas disfrutar de unos zapatos como nuevos durante mucho más tiempo, vamos a compartir algunos consejos para limpiar las diferentes manchas que puedan aparecer en nuestros zapatos de ante.

Limpieza del calzado de ante

El primer consejo a tener en cuenta, es limpiar tus zapatos de ante después de cada uso. Aunque puede ser que aparentemente no estén sucios, o que no haya ninguna mancha a simple vista, consideramos que es mejor limpiarlos cada vez que los usamos para asegurarnos de mantenerlos siempre en perfecto estado.

La limpieza de este "mantenimiento diario", es muy sencilla, basta con pasar un paño de microfibra (o cualquier tejido que no deje pelusa) ligeramente humedecido con agua, frotando el ante en el mismo sentido del tejido del ante. De esta manera eliminamos cualquier resto de polvo y suciedad por mínima que sea. Igualmente, por la parte interna del zapato, con el mismo paño una vez aclarado, eliminaremos cualquier resto de sudor o suciedad que pueda existir en el interior del calzado. Este proceso tan sencillo no cuesta nada de tiempo y nos garantiza tener los zapatos en prefecto estado la próxima vez que los usemos.

Para finalizar, es muy importante que si la piel ha cogido algo de humedad, dejar que los zapatos se sequen a temperatura ambiente, sin ninguna fuente de calor directa como calefacción o secadores, y por supuesto, nunca se deben exponer a la luz solar directamente.

Otro aspecto que también es importante, es guardarlos en su embalaje original, usando los rellenos de papel para las punteras, así como los tirantes, o palitos (si los tienes) para que los zapatos se mantengan estirados.

Así de simple: con tener un poco de cuidado cuando nos quitamos los zapatos de ante, nos aseguramos mantenerlos en perfectas condiciones. Si has elegido unos zapatos cómodos y de calidad, y adquieres la buena costumbre de cuidarlos, tu calzado de ante te acompañará durante mucho más tiempo en perfecto estado. Elegir un zapato de calidad es importante, pero también lo es el mantenimiento que le damos, ya que estos detalles nos permitirán disfrutar de unos zapatos tan bonitos como el primer día.

Mancha en zapatos de ante, ¿qué hago?

Si tus zapatos de piel ante se han manchado (y son de piel natural), lo primero es identificar cual es el origen de la mancha: desde un simple roce, puede que se trate de una mancha de algún líquido, o incluso puede ser una mancha de grasa o suciedad más incrustada.

Una vez que sabemos de que es la mancha, a continuación te explicamos las diferentes formas de proceder. Limpiar zapatos de ante puede ser una tarea algo delicada, pero que, con los trucos adecuados puede convertirse en una labor muy sencilla y con la que podemos conseguir un acabado perfecto.

En caso de existir polvo acumulado, lo primero que debemos hacer para limpiar zapatos de ante es emplear un cepillo de cerdas suaves para eliminar el polvo o suciedad acumulada. Para ello cepillaremos la superficie del calzado en diferentes sentidos hasta haber eliminado todo el polvo acumulado. Por último solo queda "peinar" el ante del zapato en el mismo sentido para conseguir un acabado perfecto.

Si la mancha que tienen los zapatos de ante es de barro, en primer lugar tendremos que esperar a que se seque, a continuación procederemos a retirarlo con este mismo cepillo.

En caso de que con este primer cepillado las manchas persistan, la siguiente opción es utilizar una goma de superficie rugosa, procederemos frotando en las manchas aumentando la intensidad progresivamente, como si tratáramos de borrar la superficie.

Manchas de grasa en zapatos de ante, ¿cómo las limpio?

Las manchas de grasa en los zapatos de piel pueden ser las más delicadas de eliminar, especialmente en el caso de los zapatos de ante, aunque no es imposible. Hay que ser conscientes que el ante es una de las pieles más porosas, por lo que debemos tener mucho más cuidado. Las manchas de grasa pueden encontrarse en nuestros zapatos de dos formas: manchas recientes o manchas de hace bastante tiempo.

En el caso de manchas de grasa recientes y siempre que estas no hayan sido absorbidas por la piel, lo más recomendable es usar el truco de los polvos de talco. Cubriremos la mancha con los polvos de talco, para que absorban la mayor cantidad de grasa. Si la mancha de grasa persiste o es una mancha seca desde hace tiempo, procederemos cepillando con un cepillo de cerdas suaves, ligeramente humedecido con agua y amoniaco. Lo usaremos frotando la superficie poco a poco, de forma muy suave y en el sentido del pelo del ante. Dependiendo de si se trata de un ante de color claro u oscuro, podemos ver los resultados rápidamente o tendremos que esperar a que se seque la piel del zapato para cerciorarnos de que la mancha se han eliminado.

Suciedad y manchas persisten en zapatos de ante, ¿cómo puedo salvarlos?

Si tienes algún calzado con una mancha muy persistente, y ya lo has intentado todo para que tus zapatos de ante vuelvan a lucir como el primer día, a continuación te damos algunos trucos que usan los expertos para limpiar los zapatos de ante.

Una forma más drástica de quitar manchas en nuestros zapatos de ante es con una esponja mojada en agua y detergente líquido. Procederemos frotando por todo el zapato, pero haciendo más hincapié sobre la zona manchada, para conseguir un acabado uniforme. A continuación dejamos secar a temperatura ambiente, nunca con un foco de calor ni al sol directo. Una vez nuestros zapatos están secos, los cepillaremos con un cepillo de cerdas suaves para darle ese acabado característico.

Si son manchas antiguas, y que se han quedado resecas sobre la piel de los zapatos, como por ejemplo manchas de chicle, caramelo o pegamento, la forma más fácil de eliminarlas es usando una lima de uñas. Esta es una operación muy delicada, y debemos proceder con mucho cuidado para no estropear la piel, ya que el ante es un material sensible. Simplemente frota la lima de uñas pasándola en círculos muy pequeños donde se encuentra la mancha. Limpia con el cepillo la zona sobre la que estás incidiendo y revisa a cada poco si está surtiendo efecto y elimina los restos de suciedad con la mano o soplando.

Si por desgracia, ninguno de estos trucos te funciona para recuperar tus zapatos, puedes acudir a productos químicos especiales para la limpieza de zapatos de ante. Has de saber, que al tratarse de productos muy agresivos, poco a poco van haciendo un deterioro en el color y textura original de la piel, por lo que desde Calzados Rosi te recomendamos que los utilices únicamente en las situaciones más extremas y siempre, ciñéndote 100% a las indicaciones del fabricante.

Mantener limpios los zapatos de ante puede ser una tarea sencilla si brindamos a nuestros zapatos un mantenimiento y cuidado cada vez que los usamos. Y es que, si has elegido un calzado cómodo y de calidad, teniendo en cuenta estos detalles en cuanto a su limpieza y mantenimiento, tus zapatos te acompañaran durante mucho tiempo.